Llamemos de lunes-Viernes 9a.m-5p.m 954-774-4644 954-655-2291

Noticias primera plana

Screen Shot 2016-04-05 at 10.22.24 AM

¿Adios Miami? El Abierto de Miami de tenis, considerado el “quinto Grand Slam”, se ha visto encorsetado en los últimos años por una disputa legal sobre unos planes de ampliación y mejora que son indispensables para su supervivencia pero que chocan con su entorno natural y sus fines públicos. Este centro de tenis está situado en el corazón de Crandon Park, espacio público que incluye la reserva Bear Cut, un área de estudio medioambiental, y diversos ecosistemas como dunas y manglares, destino de aves migratorias y tortugas marinas. Crandon Park es además vecino del Parque Nacional Biscayne, que reúne vegetación tropical y una docena de especies en peligro de extinción. Y el torneo corre el mismo riesgo, pues mientras otros torneos han realizado inversiones millonarias en sus instalaciones, el Centro de Tenis de Crandon Park envejece sin que se puedan hacer mejoras que lo sitúen a la altura de los jugadores que cada año participan en los cuadros masculino y femenino. Varios de ellos se han manifestado sobre el incierto futuro de un torneo asentado sobre una lengua de arena formada en un arrecife de coral en plena Bahía Vizcaya y descubierta por el español Juan Ponce de León en 1513. “Es evidente que se tiene que hacer algo, es obvio que todos los torneos se están desarrollando y todos están haciendo mejoras en sus instalaciones y el de Miami no ha hecho nada desde hace un buen tiempo”, dijo el español Rafael Nadal. El cuatro veces finalista en el Masters 1.000 de Miami indicó que la comparación entre este torneo y el de Indian Wells que le antecede en el calendario no “ayuda” al de Cayo Vizcaíno, pues el del desierto californiano “mejora día a día”. El problema radica en la mejora y expansión de las actuales instalaciones de este centro de tenis, propiedad del condado de Miami-Dade. El acaudalado empresario William John Matheson compró en 1908 esta parte del norte de Cayo Vizcaíno para crear la mayor plantación de cocos de Estados Unidos y, a su muerte, sus herederos donaron las 327,3 hectáreas de terreno al condado. Pero lo hicieron con la condición de que las tierras se usasen únicamente “con propósitos de parque público”, y el millonario negocio del tenis no encaja bien en ese ámbito. En discusión están los 50 millones que los organizadores del torneo quieren invertir en el centro de tenis y la negativa de uno de los herederos, Bruce Matheson, de 70 años, que alega que esta ampliación contraviene los términos de la donación. Ante esta situación, los organizadores ya han dejado entrever que, incluso antes de que venza su contrato de alquiler dentro de ocho años, pueden trasladar el torneo a otro lugar, y ya suenan posibles destinos como Orlando, vecina ciudad del estado de Florida, o incluso algún país asiático. Los planes de la empresa que dirige el torneo, IMG, recibieron un duro revés en diciembre pasado cuando un tribunal de apelaciones confirmó las restricciones existentes sobre el centro de tenis. Veterano ya en este torneo, Nadal reconoce que en la actual situación es “difícil hacer algo mayor”, porque el centro de tenis está enclavado en mitad del mar y en medio de la ciudad. Otro jugador ya habitual como el suizo Roger Federer, campeón en 2005 y 2006, dijo que tiene “muchas memorias del torneo Miami, buenas y malas, pero en su mayoría buenas, porque cuando ganas el título en un torneo se borran todas las cosas negativas”. Pero la que más en serio se ha tomado esta situación es la número uno de la WTA, la estadounidense Serena Williams, que creció como jugadora en este centro de 26 pistas del que además es la ganadora con más títulos, con ocho. “Dejar Miami supondría sería un golpe a nuestro deporte, a la ciudad de Miami y a mí”, escribió en un artículo en el New York Times el pasado día 22 la pequeña de las hermanas Williams. Vecina de West Palm Beach, al norte de Miami, Serena acudía cada año con su padre y su hermana Venus a ver a las estrellas del momento a Cayo Vizcaíno. Por eso, escribió, le “entristece” pensar en que el torneo pueda dejar Miami, por lo que espera que todos puedan trabajar juntos para mejorar las instalaciones. Por su parte, el director del torneo, Adam Barret, dijo a los medios al inicio de la competición que, aunque están enfocados en el trabajo del día a día, miran también “hacia el futuro” y analizan “todas las opciones”. “Estaremos aquí todo el tiempo que podamos seguir para realizar un evento de clase mundial, y vamos a seguir haciendo todo lo que podamos. Tenemos ocho años para estudiar todas las opciones, y están todas abiertas”, dijo. Y aunque en las comparaciones con otros torneos Miami salga perdiendo, Nadal tiene claro que el de Cayo Vizcaíno es un “evento increíble”. “Sin duda me encanta estar aquí, me encanta este torneo y me gustaría seguir viendo aquí”, concluyó. Esa es la historia de la hoja del medio

URUGUAY ES EL LIDER Florecen las sonrisas en Argentina, Colombia y Uruguay, que con brillantes actuaciones de Lionel Messi, James Rodríguez y Luis Suárez le sacaron rédito mayúsculo a la doble fecha de la carrera sudamericana rumbo al Mundial de 2018, que entra en una larga pausa hasta fines de agosto. Con goles y jugadas desequilibrantes, Messi, James y Suárez lucieron inspirados: Argentina y Colombia fueron los únicos que embolsaron los seis puntos en juego y los cuatro que sumó Uruguay le sirvieron para desplazar de la punta a Ecuador por diferencia de goles. Si bien solo se jugaron hasta ahora seis sobre 18 fechas, la puja por los cuatro primeros lugares que otorgan pasaje directo a Rusia y el quinto a un repechaje, parece reducida a Uruguay, Ecuador (13 puntos); Argentina (11); Chile, Colombia (10); Brasil, Paraguay (9). Con la esperanza a punto de convertirse en decepción marchan Perú (4), Bolivia (3) y Venezuela (1). “Esto de ir primero es un halago, un mérito, pero es una anécdota, no es algo decisivo”, destacó el técnico de Uruguay, Oscar Tabárez. “En una eliminatoria no hay primero, lo que importa es clasificar”. Perfecto lo de Argentina con victorias 2-1 en su visita a Chile y 2-0 como anfitrión de Bolivia con un gol de penal de Messi. Y brillante lo de Colombia que liquidó 3-2 a Bolivia en la altura de La Paz cuando James abrió la cuenta, y luego en casa le quitó el invicto a Ecuador con un cómodo 3-1. Ovacionado de pie por el público en Córdoba, el rey del Barcelona y del planeta fue la figura gravitante de Argentina en los dos partidos y su grito ante Chile le permitió llegar a los 50 goles con la selección, para quedar tan solo a cuatro del récord de Gabriel Batistuta con la camiseta albiceleste. James, que no pasa por su mejor momento con el Real Madrid, la selección cafetera le sienta bien ya que además de su gol le cedió ante Ecuador un delicioso pase en el primero de los dos tantos de Carlos Bacca, atacante del Milan italiano. “Me lucí porque acá juego (con la selección) y cuando uno juega y tiene el apoyo de todos es vital”, dijo James tras el partido, aludiendo a la poca continuidad que tiene en el equipo madrileño. Con la selección, James ya alcanzó casi el nivel del Mundial de Brasil 2014 cuando se lució como máximo cañonero y Colombia alcanzó los cuartos de final. Suárez fue otro que brilló en su regreso a la selección uruguaya tras casi dos años de ausencia, tras cumplir nueve partidos oficiales de suspensión por morder a un rival italiano en el pasado Mundial. “El Pistolero”, integrante del trío de oro con Messi y Neymar en el Barcelona, clavó un zurdazo del empate 2-2 ante Brasil en Recife y además con un toque de primera habilitó a su socio de ataque Edinson Cavani, quien firmó el 1-0 ante Perú en Montevideo. Chile, el campeón de la Copa América de 2015, se recuperó de la derrota con Argentina al golear 4-1 a Venezuela en Barinas, con sendos dobletes de Mauricio Pinilla y Arturo Vidal, en lo que fue el primer triunfo en dos partidos de su flamante técnico Juan Antonio Pizzi. Para la FIFA, el jugador de la última jornada no fue ni Messi, ni James, ni Neymar, y mucho menos Cavani o Vidal. Fue Pinilla. Más de una década pasó para que Pinilla volviera a anotar en un partido oficial para Chile y al igual que en 2004, lo hizo ante Venezuela como visitante y en el marco de una eliminatoria, recordó la FIFA. El atacante del Atalanta, de 32 años, marcó un doblete en su primer partido como titular desde octubre de 2011. Brasil no vence ni convence y además perdió terreno con sus empates ante Uruguay y Paraguay, en ambos casos 2-2, con lo cual por ahora quedó afuera hasta del repechaje. Sin Neymar suspendido por acumulación de amarillas ante Uruguay, fue su compañero y lateral del Barcelona Dani Alves quien le dio el empate al equipo del cuestionado técnico Dunga, en el tercer minuto del descuento en el estadio Defensores del Chaco, de Asunción. Por segunda vez consecutiva a Paraguay se le escurre un triunfo sobre el pitazo final, ya que lo mismo le pasó ante Ecuador cuando un gol de Angel Mena amargó al equipo dirigido por Ramón Díaz y le permitió al tricolor conservar el liderato que perdió una fecha después. Bolivia fue el único equipo que no cosechó ningún punto en esta doble jornada y Venezuela embolsó su primera unidad con el empate ante Perú. Cinco futbolistas marcaron goles en los dos partidos: el paraguayo Darío Lezcano (3) Bacca (3), Cavani (2), el argentino Gabriel Mercado (2) y el venezolano Rómulo Otero (2). Tras una pausa por los Juegos Olímpicos en Brasil y la Copa América Centenario en Estados Unidos, la acción se reanudará a fines de agosto con estos partidos: Argentina-Uruguay, Bolivia-Perú, Colombia-Venezuela, Ecuador-Brasil y Paraguay-Chile. Esa es una nota principalJohan Cruyff, estrella de la selección holandesa que revolucionó el deporte con el concepto del “fútbol total”, falleció la semana pasada. Tenía 68 años. Joaquín Muñoz, de la Fundación Cruyff en Barcelona, dijo que la causa de muerte fue cáncer pulmonar. El ex astro de la selección francesa Michel Platini lamentó la pérdida de uno de los mejores futbolistas en la historia. “Johan fue el ídolo de mi niñez, mi ídolo y mi amigo”, indicó el ex líder de la UEFA. “Lo extrañaré mucho. Mis condolencias para su familia, les envío todo mi cariño”. Obsesionado con el fútbol hasta el final y siempre positivo, apenas el mes pasado Cruyff dijo que su recuperación marchaba bien. “Tengo la sensación de que estoy ganando 2-0 en el primer tiempo. El partido no ha terminado, pero sé que al final ganaré”, comentó entonces. Cruyff ganó tres veces la Copa de Europa como jugador de Ajax, y una vez como técnico del Barcelona. Fue elegido tres veces como el mejor jugador del continente y, en 1999, fue seleccionado como el mejor futbolista europeo del siglo 20. Aunque jamás conquistó la Copa del Mundo, fue una figura fundamental en la selección de Holanda de 1974 que fascinó al deporte con su “fútbol total”, un estilo de juego en el que los jugadores alternaban constantemente posiciones. La táctica revolucionó el deporte, y luego fue aplicada por Cruyff en su época como entrenador. “Con su juego inteligente, técnica soberbia y capacidad de liderazgo, se convirtió en un icono para el barcelonismo”, destacó el Barcelona. Cruyff fumó cigarrillos la mayoría de su vida, y finalmente dejó de hacerlo tras ser operado del corazón en 1991. Tras sufrir más problemas cardíacos en 1997, prometió que nunca volvería a entrenar, aunque se mantuvo vinculado con el fútbol a través de su fundación y como analista. El físico espigado de Cruyff ocultaba un sorpresivo talento atlético, velocidad impredecible y agilidad para controlar el balón y eludir oponentes. Pero su verdadero genio estaba en su visión y en su mente, con un instinto para el juego casi inigualable. El atacante podía pasar con una precisión milimétrica, y parecía estar siempre en el lugar correcto justo en el momento adecuado de las jugadas. “La velocidad y la percepción suelen ser confundidos”, dijo. “Cuando empiezo a correr antes que los demás, entonces luzco más rápido”. Anotó 392 goles en 520 partidos durante 19 años. Pero su legado va mucho más allá que los goles, gracias a sus cualidades como líder, pensador y orador. Con un fuerte acento de Amtersdam, no se guardaba palabras para opinar sobre el fútbol y todo lo que rodea al deporte. Sus comentarios solían convertirse en frases clásicas, como: “Cada desventaja tiene su ventaja”, y “No se puede ganar sin la pelota”. Como técnico sumó 242 victorias en 387 partidos, con 75 empates y 70 derrotas. Cruyff se involucró mucho en la parte táctica del deporte desde el comienzo de su carrera. Junto con Rinus Michels, su técnico en Ajax y Barcelona, ayudó a desarrollar el concepto de “fútbol total”. Según esa filosofía, los jugadores se pasan el balón constantemente e intercambian posiciones para buscar huecos en la defensa. Su selección holandesa, con su uniforme color naranja, se ganó el apodo de la “Naranja Mecánica”. Cruyff fue la personificación de un futbolista total, ya que podía jugar retrasado o al frente, según el momento del partido, y era letal tanto en los extremos como en el centro del ataque. Fue uno de los primeros que consideró a los defensores como la primera línea de ataque de un equipo. Con Cruyff en la cancha, Ajax fue campeón de Europa tres años consecutivos entre 1971-73, antes de irse al Barcelona a mitad de la temporada de 1973 para conducir al club a su primer campeonato nacional en una década. Esa temporada fue coronada por un triunfo 5-0 como visitante en el estadio del Real Madrid, una gesta inolvidable para los hinchas del club catalán que todavía llaman al holandés cómo “El Salvador”. El monto de aquella transferencia (922.300 libras británicas) fue un récord mundial para el momento, y es considerado como un punto de inflexión en la comercialización del deporte. Además, fue uno de los primeros futbolistas en tener patrocinios comerciales. El cronista deportivo británico Dave Miller, que una vez llamó a Cruyff “Pitágoras con zapatillas” por su habilidad para calcular la geometría de una jugada, escribió que “pocos han podido tener semejante control, tanto física como mentalmente, en un partido desde un área hasta el otra”. Las disertaciones de Cruyff sobre el deporte solían variar entre filosofía zen y sinsentidos. Al criticar los estilos de juego ultradefensivos, una vez dijo: “Los italianos no pueden ganarte, aunque puedes perder contra ellos. Otras de sus famosas citas eran: “No puedes anotar si no pateas”, y “Antes de cometer un error, no lo cometo”. Cruyff fue pionero de una gran tradición de delanteros holandeses, que incluye a Marco Van Basten en los 80, Patrick Kluivert en los 90, y Ruud van Nistelrooy en los 2000. Estuvo casado con Danny, y tuvo dos hijas, Chantal y Susila, y un hijo, Jordi, quien también fue futbolista.

CRUYFISMOS Al parecer Johan Cruyff era imparable. No podían con él los mejores defensores de los años 70 a quienes superaba con facilidad en su época de jugador. Ni tampoco, cuando pasó a dirigir, los técnicos rivales ni los analistas. Nadie lo hacía callar cuando manifestaba sus opiniones sobre el fútbol. El muchacho de Amsterdam tenía suficiente desparpajo, sabiduría callejera y encanto personal como para silenciar cualquier contradicción. El fútbol acaba de perder uno de los grandes de la historia, al nivel de Pelé, Diego Maradona y Franz Beckenbauer. Como ellos, Cruyff se destacaba por ser inigualable. Con su figura espigada y cabello largo, y su camiseta con el número 14 ondeando al viento, podía engañar a los mejores con un leve meneo de caderas. En una fracción de segundo podía inventar una jugada. Con su asombrosa coordinación visomotriz atrapaba una pelota en el aire para superar a un defensor rival con un movimiento grácil. “Suelen confundirse velocidad y perspicacia”, decía. “Cuando empiezo a correr antes que los demás, parezco más veloz”. Muchos niños han tratado de imitar la “maniobra Cruyff”, su técnica de engañar a los rivales dándole a la pelota con una tijera para dejarlos parados y seguir detrás del balón donde menos lo esperaban. Hijo pródigo de la Holanda de los años 70, Cruyff simbolizó la liberación holandesa de posguerra de las costumbres sociales rígidas para abrazar un sentido de libertad afín al de los hippies californianos. En la cancha, con la selección holandesa conocida como “La Naranja Mecánica”, promotora del “fútbol total”, era pieza vital de un cambio revolucionario de tácticas en que los jugadores intercambiaban posiciones, presionaban a los rivales en todo el terreno y se movilizaban a velocidad por toda la cancha. La innovación sorprendió a los rivales durante años antes de que empezaran a tomarle la mano y a tratar de imitarla. Nunca quedó en claro si Cruyff o Rinus Michels, técnico del Ajax y la selección de Holanda, fue el arquitecto del fútbol total. Pero Cruyff fue el abanderado de la nueva manera de jugar. Ganó tres copas europeas con Ajax entre 1971 y 1973. Fue proclamado el mejor futbolista de Europa tres años y consagrado como el mejor jugador de Europa del siglo XX. A principios de la década del 70, su magia solo lo eludió una vez, y solo durante 89 minutos de un partido. Fue cuando más se le necesitó: la final de la Copa Mundial de 1974 contra su archirrival Alemania Occidental en Munich. Con una carrera vertiginosa antes de que un solo jugador alemán hubiese tocado siquiera la pelota, Cruyff ganó un penal para Holanda a los 50 segundos. Pero a partir de entonces, en uno de los misterios del fútbol, se interrumpió la magia. Después de ese momento, Cruyff quedó estático y la Alemania conducida por Beckenbauer se impuso por 2-1. Cruyff nunca ganó la Copa Mundial. Desde Ajax, Cruyff pasó en 1973 a Barcelona, equipo que en ese entonces aspiraba a rivalizar con el poderoso Real Madrid y el régimen de Francisco Franco. Cruyff fue pieza vital para que el entonces equipo de mitad de la tabla ganara su primer título nacional en una década. Esa temporada fue coronada con una victoria por 5-0 contra Madrid en cancha de estos, y muchos catalanes siguen considerándolo desde entonces como “El Salvador”. Más adelante, en su función de técnico, se inmortalizó a los ojos de los barceloneses al contribuir a ganar la Copa Europea de 1992, antecesora de la Liga de Campeones. Pero antes, condujo a Ajax a ganar la copa de Ganadores de Copas en 1987. Al igual que otros en su época, Cruyff fue un fumador empedernido. Abandonó el cigarrillo en 1991 después de someterse a una operación de desvío cardíaco en 1991. En una película contra el tabaquismo, Cruyff tomó un atado de cigarrillos con el que hizo algunos malabares con los pies antes de patearlo a la distancia. Después de padecer más dolencias cardíacas en 1997, decidió no volver a dirigir al más alto nivel de competencia. En cambio pasó a ser un crítico y analista agudo, sin pelos en la lengua, capaz de criticar a quien fuese, incluso sus amores Ajax, Barcelona y Holanda. Se convirtió en una versión europea de Yogi Berra con sus declaraciones famosas: “Toda desventaja tiene su ventaja”, “No se puede ganar sin la pelota”, “Si yo quisiera que me entendieras, lo habría explicado mejor”. Al criticar las tácticas ultradefensivas, dijo una vez: “Los italianos no te pueden ganar, aunque puedes perder con ellos”. Y quizás la cita más inolvidable: “Antes de cometer un error, no lo cometo”. Los holandeses los llamaron cruyfismos. Y sus dichos siguen reverberando en el corazón de los hinchas desde las calles de Amsterdam hasta todo el universo futbolero.

Screen Shot 2016-03-24 at 5.46.56 PM

Screen Shot 2016-03-24 at 5.46.43 PMEl seleccionador brasileño, Carlos Caetano Bledorn Verri ‘Dunga’, tendrá que encomendarse, una vez más, al talento y los goles de Neymar en los dos próximos partidos de la Canarinha por las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Rusia 2018.
Dunga, que aún está puliendo el estilo de los pentacampeones en su búsqueda de un juego más colectivo y táctico, se enfrenta al hecho de contar con un equipo cada vez más dependiente de la aportación del delantero del Barcelona.
La buena noticia para el técnico es que Neymar, quien este año fue uno de los tres finalistas al Balón de Oro de la FIFA, se encuentra en un gran momento de forma y se ha convertido esta temporada en uno de los pilares del equipo catalán, donde forma un ataque temible junto a Lionel Messi y Luis Suárez.
Sin embargo, Dunga no termina de encontrar piezas que encajen con el juego de Neymar, lo que puede ser su principal quebradero de cabeza de cara a los próximos encuentros oficiales de la selección, contra Uruguay y Paraguay en marzo próximo.
Con siete puntos en su haber, tras las dos victorias y un empate cosechados en las cuatro primeras jornadas, Brasil marcha tercero en una clasificación que sorprendentemente lidera Ecuador, con 12 puntos.
En el pasado, Dunga probó con los jugadores del Liverpool Philippe Coutinho y Roberto Firmino como complementos, e incluso como alternativa, al eléctrico delantero de 24 años. Sin embargo, el resultado no convenció al técnico, que no contó con ninguno de los dos en su última convocatoria.
Actualmente, la mejor opción para acompañar en ataque a Neymar parece ser Douglas Costa, cuya adaptación al Bayern Múnich, al que llegó a principios de temporada procedente del ucraniano Shakhtar Donetsk, está siendo excepcional.
El otro jugador cuya participación podría resultar determinante es el centrocampista Willian, cuya temporada en el Chelsea está siendo muy buena, pese a los malos resultados cosechados por el equipo londinense hasta el momento.
Esta temporada, el centrocampista paulistano se ha erigido en el auténtico salvador de su equipo en varias ocasiones gracias a sus lanzamientos de falta, que le han llevado a sumar diez tantos en lo que va de campaña.
Más dudas podría tener Dunga a la hora de convocar a algún jugador veterano que aporte experiencia al combinado, como ha venido haciendo hasta la fecha.
Tras la inclusión de Kaká y del delantero Ricardo Oliveira en las últimas convocatorias, ahora se une a la terna de Screen Shot 2016-03-24 at 5.46.33 PMcandidatos Robinho, quien recientemente expresó su deseo de volver a vestir la elástica amarilla tras su breve paso por el fútbol chino, donde se proclamó campeón de la liga local con el Guangzhou Evergrande.
El extremo, un habitual de la selección desde su debut en el 2003, venía contando con la confianza de Dunga e incluso llegó a participar en la pasada edición de la Copa América Chile 2015, sin embargo, tras su marcha a Asia no ha vuelto a ser convocado.
La liga china, que aún está lejos de ofrecer un fútbol competitivo, se ha convertido en el otro gran quebradero de cabeza de Dunga, que ha visto como varios jugadores que podrían aspirar a estar con Brasil se han marchado al país asiático en busca de grandes contratos pero dificultando así su posible participación en la Canarinha.
Con el defensa Gil (Shandong Luneng), los centrocampistas Renato Augusto (Beijing Guoan), Paulinho (Guanghzou Evergrande) y Ramires (Jiangsu Suning), y los delanteros Jô Alves (Jiangsu Suning) y Diego Tardelli (Shandong Luneng) en la competición asiática, el abanico de opciones que maneja Dunga podría verse drásticamente reducido.

PARAGUAY, UNA INCÓGNITA

Paraguay encara la próxima fase de eliminatorias del Mundial de Rusia con dos complicadas citas: a Ecuador, el líder invicto, y a Brasil.
Acudirá tras mostrar en cuatro partidos una fortaleza defensiva que contrasta con su dificultad para hacer goles.
El equipo que dirige el argentino Ramón Díaz ocupa una plaza en la parte alta de la clasificación con siete puntos, los mismos de Brasil y Chile.
Un lugar al que ha llegado tras dos victorias (una a domicilio), un empate y una derrota. Y también gracias a los errores ajenos.
En Venezuela, Paraguay se encontró con una selección que hacía aguas y a la que batió en el último minuto (0-1), mientras que en el partido siguiente, en Asunción, empató a cero con una Argentina sin Lionel Messi y Sergio Agüero.
Posteriormente los paraguayos perdieron en Lima por 1-0. Fue la primera derrota de la era Díaz. Y a continuación se impusieron de remontada a Bolivia por 2-1.
El balance arroja solo dos goles en contra, y retrata a la defensa como la herramienta más segura que maneja Díaz, con hombres como Bruno Valdez, Paulo da Silva, Pablo Aguilar o Miguel Samudio protegiendo a Antony Silva, el arquero de confianza del argentino.
Sin embargo, en ataque se echa en falta un ‘hombre gol’.
Los de Díaz marcaron tres goles. Uno fue del volante, Derlis González, actualmente en el Dinamo de Kiev.
Los otros los marcaron los delanteros Luis Barrios, del Palmeiras brasileño, y Dario Lezcano, del Ingolstadt alemán.
Contra Ecuador, el 24 de marzo, y contra Brasil, cinco días después, el talismán en ataque puede er Antonio Sanabria, del Sporting de Gijón.
Sanabria, de 19 años, tie
ne pocas horas de juego con la Albirroja y hasta ahora no ha sido convocado por Díaz.
Otra de las novedades ofensivas que también suenan es Osvaldo Martínez, del América mexicano, aunque las dudas serán despejadas el 8 de marzo, cuando ‘el Pelado’ Díaz anunciará su lista de convocados para esos encuentros.
En cualquier caso, y al margen de que Díaz encuentre o no a su goleador estrella, sigue sin armar un plantel definitivo para encarar las eliminatorias.
Marchar en los puestos de vanguardia es la meta obligatoria tras la frustración de no clasificarse para el Mundial de Brasil.
Además se ha visto una falta de sintonía entre los convocados a la hora de crear juego y poca personalidad futbolística, un déficit que Díaz cree que estará solucionado en la cita contra Ecuador.
“Ecuador es un rival peligroso, tenemos que hacer una buena elección de los jugadores, estamos contentos con lo que estamos armando, solo necesitamos tiempo y nada más”, dijo Díaz en reciente diálogo con periodistas.
La selección de Costa Rica enfrentará con todas sus figuras en buen nivel a Jamaica el 25 y el 29 de marzo en partidos cruciales que podrán anticiparle la clasificación al hexagonal final de las eliminatorias de la Concacaf para el MundiScreen Shot 2016-03-24 at 5.47.06 PMal de Rusia.Screen Shot 2016-03-24 at 6.28.56 PM
Tras un buen inicio en las eliminatoria con dos triunfos, en casa sobre Haití por 1-0 y como visitante en Panamá por 1-2, Costa Rica jugará en marzo una doble jornada con Jamaica, el otro rival de grupo, con lo que se habrán consumado cuatro de las seis jornadas previstas en esta fase.
El primer compromiso será en Kingston y el segundo en San José, compromisos que pondrán a prueba el sistema de juego del seleccionador Óscar Ramírez, que privilegia el orden y el buen trato del balón, con un ataqué rápido por las bandas.
Salvo alguna lesión en las próximas semanas, Ramírez podrá contar con el plantel estelar tico en un alto nivel debido a que todos los futbolistas gozan de regularidad en sus clubes.
El portero del Real Madrid, Keylor Navas, tiene el puesto asegurado en la Sele, al igual que los defensas Giancarlo González (Palermo-ITA) y Óscar Duarte (Espanyol-ESP), los centrocampistas Bryan Ruiz (Sporting-POR) y Celso Borges (Deportivo La Coruña-ESP); así como el atacante Joel Campbell (Arsenal-GBR), quienes conforman la base del equipo que destacó en el Mundial de Brasil 2014.
La buena noticia es que Borges está recuperado de una fractura en un dedo que lo mantuvo fuera del campo los últimos tres meses, y ha retornado a la titularidad de su club.
Se prevé una lucha fuerte en el lateral izquierdo entre Ronald Matarrita, del New York estadounidense, y Bryan Oviedo, quien después de numerosas lesiones regresó en gran nivel hace unas semanas a la titularidad en el Everton inglés.
La banda derecha es territorio de Christian Gamboa, pese a que es de los pocos que no cuenta con regularidad en su club, el West Bromwich inglés.
El seleccionador Ramírez también tiene otras opciones valiosas como el defensa Kendall Waston y el centrocampista Christian Bolaños, ambos del Vancouver Whitecaps canadiense, el delantero Johan Venegas, del Impact de Montreal canadiense.
En la liga local se perfilan como posibilidades para el entrenador el goleador del Saprissa, David Ramírez, y el centrocampista del mismo club Marvin Angulo.
Tras la doble jornada ante Jamaica a Costa Rica le quedará pendiente una visita a Haití y recibir a Panamá, el 2 y 6 de septiembre.
Los dos primeros avanzarán al hexagonal final que otorgará tres pases directos al Mundial de Rusia 2018 y el derecho a jugar una repesca contra un rival de Asia.